domingo, 10 de agosto de 2008

The One Pound Gospel. Impresiones


Amo a Rumiko. Me da igual lo que haga, siempre me gusta. Y generalmente mucho. En este caso lo que hace es un manga sobre un boxeador con problemas de sobrepeso enamorado de una monja. De una novicia, de hecho.

Me encanta, y si tal como ha ido este primer tomo podría convertirse perfectamente en mi segunda obra preferida suya (la primera, por supuesto, la insuperable Maison Ikkoku).

Esta es una obra dirigida a un público más adulto que la mayoría de sus obras, pero igualmente creo que puede gustar a todos los paladares. Hay que añadir que, aunque no se centra en el humor, como otras de sus obras, sí tiene varios toquesmuy graciosos.

Eso sí, he visto algo que me ha parecido raro de cojones y, de hecho, me parece que es un error garrafal. ¿Dónde se ha visto que una monja pueda confesar? (Y encima novicia). De toda la vida son los curas los que confiesan. O estoy muy mal informado :S

En fin, que estoy deseando que salgan el resto de tomos.

3 comentarios:

milinagi dijo...

eso es como los judios rezando de forma cristiana en Adolf xD

Battosai dijo...

Sí, pues no te lo pierdas que en el tomo 1 viene un artículo en el que dice, entre otras cosas, "Takahashi da una visión fielmente documentada del clero" xDDDDDDDD

Bambú dijo...

Yo también adoro a Rumiko, supongo que ya lo sabrás :P

Todavía no me he comprado este tomo, pero pronto lo haré :)